TERAPIA SANADORA

El Reino de Dios y la sanidad del cuerpo


"Ten misericordia de mi oh Jehová, porque estoy enfermo. Sáname oh Jehová porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy turbada y tú, Jehová ¿hasta cuándo?" Salmo 6:2-3

La terapia sanadora en particular, se identifica con el ministerio de sanación que dirigió, ejecutó y enseñó Jesús. Posteriormente sus discípulos fueron enviados con autoridad, poder y en su nombre, para proclamar el mismo mensaje y a sanar a los enfermos.

La terapia sanadora tiene el mismo propósito. Proclama un mensaje claro y directo, enfocado a la sanidad del cuerpo y del alma. Este procedimiento, también es ministrado o ejecutado con la autoridad y el poder de Dios.

Jesús sanó desde una fiebre (Lc.4:3), hasta hacer resucitar a un muerto (Juan. 11:43-45). Sus discípulos recibieron autoridad sobre los espíritus inmundos, como también el poder para sanar toda dolencia y toda enfermedad. (Mt.10:1; Mr.3:14-15).


Les dijo: Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios, de gracia recibisteis dad de gracia. Mateo 10:7-8

Rebelión, rechazo, complejos, resentimientos, pesimismo, odio, rencor, celos, inseguridad, necesidades ocultas insatisfechas, insensibilidad humana, miedo a ser aceptado, disfunción sexual, paranoias, miedos irracionales, pereza, intransigencia, adicciones, obsesiones, fanatismo, legalismo, racismo, hechicería, brujería, magia negra, espiritismo. etc.

Usted, seguramente conoce las causas de algunas de estas patologías y de otras que no se han mencionado. Lo importante es saber, que hay alternativas para afrontarlas y superarlas de acuerdo con los recursos ofrecidos por el reino de Dios.

La terapia sanadora es ministrada por mandato de Dios, por lo tanto, tiene el poder para sanar fisica, mental y emocionalmente a quien él desea bendecir.